Miedos (parte 1)

Sí, habéis leído bien, parte 1. ¿Por qué? Porque imagino que a lo largo de estas 40 semanas tendré muchos y muy diversos miedos y este será el primer post de una larga saga. En el primer post que escribí relacionado con este tema os explicaba alguno de los miedos que sentía pero eran todos relacionados conmigo, con mi trabajo, con mi cuerpo y con mis relaciones a partir de ahora. Pero existen otro tipo de miedos que tienen que ver con el niño que estás creando y que, por mucho que nunca hayas sido demasiado hipocondríaca, no dejan de asaltarte de vez en cuando. La frase “sólo quiero que el niño venga bien” adquiere un nuevo significado.

Ahora que se acerca la fecha de la ecografía de las 12 semanas empiezas a pensar en los dos principales problemas que se pueden presentar:
– Amniocentesis, ¿sí o no?: Si la prueba del pliegue nucal sale positivo no hay mucho que pensar, te haces la amniocentesis y punto pero ¿y si sale bien? ¿te arriesgas a que pueda tener algún problema pero no hayan podido verlo en esa prueba o te haces la amniocentesis para asegurarte? El tanto por ciento de aborto es muy bajo (1%) pero aún así existe un riesgo, ¿merece la pena asumirlo?.
– ¿Qué pasa si las pruebas no salen bien?: Este es un tema peliagudo en el que cada mujer toma su propia decisión (como con todo, vamos). Yo siempre he tenido claro que, en el caso de existir algún problema, abortaría pero… ¿ahora que el embarazo es una realidad, lo sigo teniendo claro? ¿Puedo asumir esa decisión por razones meramente egoístas? Porque seré clara, al menos conmigo misma, si tomo la determinación de abortar en el caso de que mi hijo sufra algún problema, principalmente lo haría por mí. Creo que no eres capaz de saber al 100% lo que harías hasta que no te encuentres en esa situación, lo que tengo muy claro es que ninguna decisión es gratis. Abortar no tiene que ser fácil a nivel emocional, sería una decisión que me pesaría toda la vida.

En estos días que me quedan antes de la ecografía tengo que tomar y si soy del todo sincera, todavía no me he sentado a pensar en ello. Como con todo, leeré sobre los posibles riesgos, preguntaré a mujeres que hayan pasado por ello y hablaré largo y tendido con mi pareja. Pero al final, como siempre, tocará asumir el riesgo que corresponda y vivir con ello.

Miedo embarazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s