Big Little Lies

Big Little Lies

Hace poco, en un articulo sobre ‘Las mejores series basadas en libros’ vi que la serie de HBO protagonizada por Nicole Kidman, Reese Witherspoon y Shailene Woodley, estaba basada en una novela de Liane Moriarty. Tenía cierta curiosidad por ver esa serie, así que lo compré sin pensarlo demasiado. Cuál fue mi sorpresa al terminármelo en 3 días con la constante sensación de querer tener un segundo libre para abrir el libro. Intentaré explicar por qué me ha resultado una novela tan entretenida sin hacer ni un solo spoiler.

Para empezar, es una vuelta de tuerca a la novela negra tradicional. Sabemos desde las primeras páginas que la noche del concurso de preguntas murió alguien, pero no sabemos quién, como, ni por qué. El resto del libro alterna la historia de los meses previos a esa noche con las declaraciones de los vecinos a la policía. Así vas conociendo a todos los personajes y se va hilando la historia de manera magistral hasta que, cuando llegas a la noche del crimen, tienes todos los antecedentes y hasta te parece lógico. Aquí solo hay una cosa que chirría, porque hay un personaje, crucial en el desenlace de la historia, que se descubre completamente distinto a como te lo habían pintado a lo largo del libro. Aunque te explican sus motivos a posteriori y puedes entenderlos, no puedes dejar de sentir cierto regusto a engaño por no haberte hablado de ellos hasta el último momento. Es como ‘muy conveniente’ que de repente, en el último momento, todo ha ocurrido por algo que ‘oh, Dios mío’ no te habíamos explicado. Pero bueno, lo cierto es que yo se lo he perdonado.

Otro punto que puede parecer una crítica pero que yo entiendo como una virtud, puesto que está hecho a conciencia, es la caricaturización de los personajes. Madeleine es histriónica hasta niveles exagerados, Celeste es perfecta, y Jane es tímida y apocada. Quizá me ha gustado tanto esta versión extrema de los personajes porque la autora ha sabido mostrar que esa caricatura era lo que ellas mismas mostraban a los demás, pero que tras la fachada había otros muchos rasgos de personalidad que hacían al personaje poliedrico y creíble.

Por otro lado, las protagonistas principales de la historia son todas mujeres fuertes, de una manera o de otra. Bien es cierto que describe una realidad en la que ser madre parece la prioridad de la mayoría, pero eso no tiene por qué parecerme mal (simplemente describe una situación existente) siempre y cuando describa a mujeres reales. En este libro nos encontramos con una mujer en proceso de asumir que es una víctima, a otra intentando mantener su fachada impecable cuando se resquebrajan sus pilares y a otra luchando por volver a encontrarse consigo misma después de una experiencia traumática. Les ves dando pequeños pasos, titubeantes, como bebés que empiezan a andar, y te las crees. Eso es lo que hace esta historia tan buena, que te la crees. A pesar de la exageración, del escenario demasiado perfecto, de las situaciones extremas… te la crees.

Cuando veía por la tele los anuncios de la serie, me imaginaba una suerte de ‘Mujeres desesperadas’ pero después de haberme leído el libro, y a pesar de que ya se lo que pasa, estoy deseando verla. La serie todavía no puedo recomendarla pero el libro es un SÍ, en mayúsculas y con negrita.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s