Bruja tu puta madre

Por las calles adoquinadas de un pueblo cualquiera, avanzaban despacio tres mujeres. Las personas se apartaban a su paso, las miraban y susurraban entre sí. Ellas se mantenían imperturbables, mirando al frente, como si nada ni nadie pudiera romper su trabajada apariencia de soberbia e indiferencia. —¿Os parece bien aquí?—Dijo la más alta de las [...]